La Vitamina C puede curar el cáncer mientras hay niños que no conocen la naranja

Los viernes por la mañana las horas de trabajo no son tan tensas como el resto de días. No tener que recolectar y preparar los pedidos nos permite poner al día otros trabajos que no se han podido realizar. Ver el estado de las gomas del riego por goteo, eliminar malas hierbas, podas, nuevos plantones y un innumerable número de tareas de mantenimiento.

Pero también es momento de sentarse y parar a leer un poco sobre las nuevas tendencias, avances de producción y agroalimentarios referidos a la naranja y a la mandarina o cualquier noticia relacionada con nuestros cítricos. Un breve vistazo a la prensa y nos encontramos con 2 noticias contrapuestas. Una muy positiva y una segunda negativa que se lleva al traste la primera.

Empecemos por la noticia positiva. Se sigue investigando la multitud de propiedades y beneficios que aporta la naranja a nuestra salud. En EEUU, más concretamente en la Universidad Jhons Hopkins se ha demostrado que la Vitamina C puede ayudar a reprimir e, incluso detener, la progresión de formas incurables de cáncer de colon.

Según el estudio, este efecto de la vitamina C se debe a que el ácido ascórbico produce en el líquido que rodea el tumor una gran cantidad de peróxido de hidrógeno que es capaz de matar las células cancerosas.

Los científicos esperan que las inyecciones de vitamina C puedan ayudar en el futuro próximo a salvar a los pacientes con estos tipos de cáncer, o al menos mejorar su estado.

Por contra, todos los avances y descubrimientos de los beneficios de la naranja y la mandarina se van al traste si leemos titulares como “hay muchos niños que no conocen el sabor de una mandarina ni de una naranja”. Por desgracia se está convirtiendo en un hecho cotidiano la mala alimentación en los hogares y, en especial, la de los menores. Las largas jornadas de trabajo hace que, en muchos casos se descuide la alimentación.

La cesta de la compra se convierte en una amalgama de productos preparados y de repostería y no paramos un segundo a cocinar a aumentar el consumo de fruta fresca. En la noticia del periódico de Ibiza los pediatras ponen de manifiesto la mala nutrición de nuestros menores y el titular del texto no deja de ser una llamada alarmante de la situación en la que nos encontramos.

Muchas de las enfermedades, tanto las temporales como los resfriados y las crónicas como pueden ser algunos tipos de cáncer o el alzheimer se pueden prevenir con una constante alimentación sana. España lo tiene fácil, la dieta mediterránea nos ofrece todos los aportes nutricionales necesarios pero, una vez más, hemos vendido la dieta al extranjero y no la hemos consumido en casa.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.