Variedades de naranjas

Variedades de naranjas

Existen cuatro tipos básicos de naranja dulce, con diferentes variedades cada uno de ellos: navel, blancas, sanguinas y sucreñas.

Naranjas Navel

Este grupo de naranjas recibe su nombre debido a la protuberancia que presentan en la parte inferior del fruto, y que tiene forma de ombligo (navel, en inglés). Se caracterizan por su maduración precoz, su piel fácil de pelar, sus pepitas pequeñas y su color naranja intenso. Os explicamos algunas de las variedades a continuación.

Navelina

Esta variedad es originaria de California, descubierta en torno al 1910. Es un fruto de maduración precoz, su recogida empieza en Octubre y dura hasta finales de Enero. Por ser temprana en su recolección, es de las primeras que nos podemos encontrar en la temporada. Los frutos son grandes y redondeados, de piel naranja intenso y sin semillas, lo cual las hace perfectas para zumo.

Navel Late

Esta variedad surgió en Vinaroz a mediados de siglo XX y es más delicada en su cuidado que la naranja Navelina, por lo que habitualmente se cultiva menos y su precio es superior. Aunque madura bastante pronto, suele ser recolectada entre enero y marzo. Presenta un fruto alargado de tamaño medio, con piel lisa y suave de color naranja pálido y con una característica muy peculiar, un ligero desorden en la piel conocido como ‘patita de rata’, que es el rasgo característico de esta variedad. Esta tampoco presenta semillas y su jugo es de gran calidad. Su larga duración una vez recolectada la convierte en la mejor naranja del mundo según los expertos, consumidores y agricultores.

Powers

Las naranjas Powers son una variedad originada en Australia en 1982. Este tipo de naranja crece en árbol, cuyo desarrollo suele ser habitualmente, vigoroso y buena producción. El fruto de esta variedad es redondo o en ocasiones también ovoide y el ombligo característico es poco visible al exterior. Es una naranja con una piel gruesa y rugosa, da mucho jugo dulce y tiene una pulpa de color naranja intenso.

Navel Lane

Esta variedad también surgió en Australia a mediados de los años 50 del siglo XX. Tiene una maduración tardía pudiéndose disfrutar desde enero hasta mayo. Es de color anaranjado, presentando una corteza fina y rugosa, con un ombligo pequeño y una pulpa sin semillas. Son naranjas de mesa, puesto que son jugosas y dulces, presentando muy poca amargura gracias a su bajo contenido en limonina.

Naranjas blancas

Esta familia de naranjas es originaria de Valencia, debido a una adaptación de la propia naranja a las condiciones climáticas y al suelo de esta tierra. Como su nombre indica, las naranjas de esta familia tienen un color mucho más pálido que va del amarillo al naranja claro. Además, tienen una forma achatada y carecen de ombligo. También presentan una acidez inferior y ausencia de amargura en su zumo. Os explicamos algunas de las variedades
a continuación.

Salustiana

Se trata de un fruto cuyo árbol se muestra sensible al frío y a las bajas o cambios de temperatura y su recolección se realiza en los primeros meses del año. La naranja salustiana suele ser redondeada o en ocasiones achatada, presentando una corteza fina y una pulpa sin semilla, que nos ofrece además abundante zumo dulce y de poca acidez. Además, esta variedad soporta muy bien el paso del tiempo una vez recolectada.

Valencia

Es una naranja tardía cuya producción se desarrolla desde el mes de abril hasta finales de junio o más, en función de la dureza del verano. El fruto de esta variedad es redondeado y de gran tamaño, con una corteza muy anaranjada y normalmente rugosa. Su pulpa contiene pocas semillas y ofrece gran cantidad de jugo, de excelente calidad debido al bajo contenido en limonina. Además, es un variedad que suele conservarse sin ningún problema una vez se ha recolectado del árbol y durante su cultivo.

Naranjas sanguinas

Esta variedad se detectó por primera vez en Almenara (Castellón de la Plana) en torno a los años 30 del siglo XX. La naranja sanguina o sanguinelli presenta unas características similares a las naranjas blancas a excepción del color de su pulpa, que presenta un color rojizo a consecuencia de la presencia de las antocianinas. Las antocianinas otorgan a la naranja propiedades contra el estrés oxidativo, que está presente en las dolencias coronarias y en ciertos tipos de cáncer.

Naranjas sucreñas

Constituido por un pequeño grupo de variedades muy similares a las blancas, que se distinguen por presentar una acidez extremadamente baja, razón por la que son cultivadas para la industria del zumo.