Seguimos mejorando la producción de mandarinas

Que no se puedan comprar mandarinas en estos momentos no significa que no nos estemos centrando en ellas. Para poder tener a la venta mandarinas durante toda la temporada hay que realizar un trabajo constante en el campo, nuevos plantones, podas, riego… el trabajo nunca se detiene en el campo.

Constante rejuvenecimiento de nuestros campos

Todos  los años trabajamos en la plantación de nuevos árboles de todas nuestras variedades. Entre los árboles más viejos plantamos los nuevos con el objetivo de tener siempre una constante producción y de alta calidad. Si hace unos meses os contábamos que estábamos plantando 100 nuevos árboles de mandarinas clemenpons en Poste de Hierro ahora le toca el turno a Monsalva.

En esta finca de 65 hanegadas (poco menos de 6 hectáreas) cultivamos  las mandarinas clemenules y también las naranjas Navel Late y las Salustianas. Esta semana hemos plantado más de 100 nuevos árboles de clemenulas y en poco días “doblaremos” de nuevos naranjas salustianos.

Cortar para crecer

Todos los años, por estas fechas, realizamos la poda de nuestros árboles. Aunque pueda parecer contradictorio es necesario cortar parte del árbol para conseguir una mayor producción el año que viene. Eliminamos leña vieja y dejamos que la joven crezca con más fuerza. Así, nos aseguramos que el árbol tenga la energía suficiente para producir un mejor fruto.

Antiguamente, la leña sobrante se quemaba, ahora, las nuevas máquinas nos ofrecen la posibilidad de triturarla de forma que somos más responsables con el medio ambiente. Además, esta leña triturada se convierte en el mejor abono orgánico.

Nos preparamos para el verano

Los árboles no dejan de beber durante todo el año. La optimización del agua es una de nuestras principales preocupaciones. No solo por el elevado coste del agua sino por su cuantía. Cada día preocupa más la disponibilidad del agua y las cada vez menos frecuente lluvias.

Es época de revisar todo el riego por goteo. Asegurarse que funciona correctamente, que no hay ninguna fuga y el agua llega a las raíces de todos los árboles. Precisamente, la leña triturada también nos permite aumentar el ahorro de agua ya que hace que el agua esté a cobijo del sol y no se evapore con tanta facilidad y aumente la humedad cerca de los árboles.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.