Naranjas, el manjar de los dioses

[hr height=»30″ ]

Naranjas, el manjar de los dioses

[hr height=»30″ ]

Las naranjas han sido consideradas un manjar durante toda la historia. Tanto es así, que frecuentemente son mencionadas en la mitología clásica como el fruto preferido de los dioses.

En concreto, el rol de las naranjas destaca en Los doce trabajos de Hércules. Hércules tenía que completar 12 trabajos dispuestos por Euristeo, el hombre que había usurpado su legítimo derecho a la corona y a quien más odiaba. Euristeo no se lo puso nada fácil, e incluyó en la lista misiones como matar a seres mitológico o robar a los dioses.

Según la tradición existían unas manzanas de oro capaces de otorgar a los dioses la juventud eterna. El jardín donde se cultivaban estas manzanas se encontraba alejado, allí dónde se ocultaba el sol, y estaba vigilado por las Hespérides, las hijas del titán Atlas, y por un dragón de 100 cabezas llamado Ladón.

Como bien narran los relatos, Hércules tomó las manzanas, mató al dragón y volvió a Micenas donde se las presentó al rey. Pero lo que no todo el mundo sabe es que las ‘manzanas de oro’ eran en realidad naranjas amargas, que a pesar de no otorgar la juventud eterna son una maravillosa fuente de vitamina C y fibra.

[hr height=»100″ ]