La naranja para tu piel

[hr height=»30″ ]

La naranja para tu piel

[hr height=»30″ ]

La naranja tienes muchas propiedades beneficiosas para la salud debido a su alto contenido en vitamina C, A, B1 y B2 y otros nutrientes como potasio, fósforo, calcio, manganeso, magnesio y zinc. Pero no solo la pulpa es beneficiosa,  la cáscara también es rica en Vitamina A, Vitamina C y betacarotenos además de calcio, riboflavina, potasio y proteínas. También son extraídos de la cáscara aceites esenciales muy empleados en la industria cosmética y en la aromaterapia.

De todas las propiedades beneficiosas que aportan las naranjas, vamos a centrarnos en el impacto positivo que tienen en nuestra piel y como sacarle el máximo partido.

Consumo de naranjas frescas

La mejor forma de aprovechar todos los nutrientes de la naranja es comiéndola. Es mejor consumirla entera que en zumo, ya que así además de la vitamina C y mucho otros nutrientes aprovechamos también la fibra. De este modo, también podrás regular tus hábitos intestinales. Ingerir naranja fresca durante el día ayuda a aumentar la producción de colágeno y mantener una piel más hidratada, radiante y joven.

Exfoliante natural de naranja

La naranja también es ideal para preparar un exfoliante natural. Para ello, debes mezclar dos vasos de zumo de naranja con copos de avena en un bol hasta que se forme una pasta homogénea. Una vez preparada la mezcla, utilízala en la ducha, frotando todo el cuerpo y aclarándote con agua tibia. Realiza este proceso una vez a la semana para mantener tu piel libre de células muertas y preparada para ser hidratada.

Mascarilla de naranja para el acné

Los nutrientes de la naranja también son asimilados a través de la piel. Es por ello que la naranja puede ayudarnos a combatir el acné. El mejor método es mezclar piel de naranja rallada con 3 cucharadas de yogur natural y dos cucharadas de harina de avena. Una vez consigas una pasta homogénea, aplícala en una capa muy fina sobre la piel durante 15 minutos. Después lava el rostro con agua fría. Es recomendable utilizarla  2 y 3 veces por semana para obtener mayores mejoras.

Mascarilla refrescante de naranja

Si simplemente quieres darle un capricho a tu piel, prueba esta mascarilla hidratante. Mezcla 3 cucharadas de miel con el zumo de media naranja. Aplícala sobre tu rostro y déjala actuar durante 20 minutos. Después, lava tu rostro con agua tibia. Sorpréndete con la suavidad que aporta a tu piel y el aroma cítrico refrescante.

Mascarilla astringente de naranja para el cutis graso

La naranja también puede ayudar a paliar los efectos de un cutis graso si se mezcla con harina de maíz. Para ello, mezcla el zumo de media naranja con 4 cucharadas de harina y aplícalo sobre tu rostro dejándolo actuar tan solo durante 5 minutos. Descubrirás que al lavar tu rostro con agua fría se siente, limpia y fresca sin reflejos.

[hr height=»100″ ]