Cinco formas de aprovechar la piel de naranja en el hogar

[hr height=»30″ ]

Cinco formas de aprovechar la piel de naranja en el hogar

[hr height=»30″ ]

Limpiador casero

La cáscara de naranja tiene aceites esenciales que, combinados con el ácido del vinagre, son ideales para desengrasar las superficies y a la vez desinfectarlas. Para ello, coloca la piel de naranja en una botella pulverizadora y rellénala con vinagre de manzana. Puedes utilizarlo en superficies de cerámica y metal, así como en madera, obteniendo a la vez una desinfección natural y un olor cítrico y refrescante.

Ambientador

Una de las formas más clásicas de aprovechar las pieles de naranja es utilizarlas para aromatizar tu hogar. Si deseas eliminar malos olores al instante puedes hervir las pieles para liberar todo su aroma. Si prefieres crear un aroma sutil y duradero puedes preparar un popurrí de naranja y canela. Para ello, corta las pieles de naranja en láminas y hornéalas a 100ºC durante una hora, hasta que estén secas. Coloca las láminas de naranja en un recipiente de cristal decorativo junto con dos palitos de canela y ubica el recipiente en el recibidor, el salón, o dentro de un armario para mantener el frescor de tu ropa.

Repelente de insectos natural

La piel de naranja, al igual que la de otros cítricos, contiene limoneno, un repelente de insectos natural. Puedes colocar las cáscaras en un cuenco cerca de la ventana o en la mesita de noche para repeler a los mosquitos, y también frotar la parte externa de la cáscara sobre tu piel directamente.

Velas caseras

Para preparar una vela casera solo necesitarás una naranja y aceite como ingredientes. Con un cuchillo, delinea el centro de la naranja, como si fueras a cortarla por la mitad pero cortando exclusivamente la piel. Busca la mitad con el pedúnculo, la que no presenta el ombligo, y empieza a separar la piel con cuidado, evitando llevarte la pulpa. Cuando llegues al pedúnculo, tira con cuidado hacia afuera para llevarte también el eje central, que actuará como mecha. Ahora solo hace falta rellenar la cáscara con el aceite de tu elección, dejando que sobresalga la mecha por encima del aceite para poder encenderla.

Abrillantador de madera

Los aceites esenciales presentes en la piel de naranja son ideales para nutrir y abrillantar la madera. Solo tienes que frotar tus muebles con la cáscara externa de la naranja para obtener una superficie más brillante y protegida. Aplícalo sobre tus muebles de exterior para que el aceite ayude a protegerlos de la lluvia.

[hr height=»100″ ]